El 25 de mayo de 1908 se establecieron por primera vez, mediante el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, nexos diplomáticos, comerciales y de cooperación entre Colombia y Japón, en el gobierno del presidente Rafael Reyes. Se declaró por parte de ambos Estados que era un propósito la complementación económica y el fortalecimiento de las relaciones políticas.

En 1954, y tras la interrupción de las relaciones diplomáticas como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, se estableció la misión japonesa en Bogotá; y la colombiana en Tokio comenzó sus labores en 1955. Dos años más tarde, las misiones acreditadas en ambos países fueron elevadas a la categoría de embajadas.

Nuestra labor desde la Embajada de Colombia en Tokio es preservar una relación bilateral sólida y positiva entre Colombia y Japón, además de una estrecha relación de amistad y colaboración entre las dos naciones, difundir y promocionar nuestro país en el territorio japonés y perseverar en el empeño de integrar a Colombia en la región Asia Pacífico, promoviendo de manera particular la participación de Colombia en diferentes foros y escenarios internacionales con sede en el Japón, incluido el ingreso del país como miembro de pleno derecho a APEC. Japón es nuestro primer socio y puerta de entrada al Asia Pacífico.

Además de las actividades enfocadas al área económica o comercial, la Embajada en Tokio está en constante búsqueda de oportunidades que permitan visibilizar a Colombia. Tras 111 años de relaciones diplomáticas entre Colombia y Japón, la cooperación, la cultura, la educación, y ciencia, tecnología e innovación se consolidan como herramientas fundamentales de la proyección de la política exterior colombiana en el Japón y un gran vehículo para la promoción del país de acuerdo con las líneas de acción de la Cancillería colombiana. Esto nos ha permitido traer a Japón lo más destacado de nuestras tradiciones, cultura y de nuestros emprendimientos y talento académico.

Esta Misión Diplomática continuará promocionando a Colombia como un socio confiable, estable, atractivo, seguro, moderno y dinámico, con el profundo interés de continuar fortaleciendo las relaciones en todos los ámbitos.