Es el conjunto de derechos que la ley reconoce a los padres sobre sus hijos menores de edad, para facilitar a aquéllos el cumplimiento de los deberes que su calidad les impone.